Porque la impotencia no es el fin del mundo, descubre cómo tratarla…

photodune-5447706-oh-no-s-770x540

photodune-5447706-oh-no-s-770x540Te ha pasado una vez. Te ha pasado otra vez. Y otra más. Y como a la tercera dicen que va la vencida, has terminado por entender que no es una casualidad. Sufres impotencia. Impotencia sexual. Y ya no te sientes igual de cómodo y libre a la hora de practicar el sexo. De repente te notas inseguro y cohibido, tímido y tenso en las distancias cortas.

Estáis los dos solos, tu pareja y tú en la intimidad, y la conversación se va apagando porque vuestras voces comienzan a sonar cada vez más roncas, llenas de un deseo urgente. Los silencios son llamadas de emergencia que reclaman un paso adelante. Pero crees que no serás capaz de ofrecerle esa satisfacción que busca en ti. El miedo te bloquea y el bloqueo te da miedo.

Este relato no es ni más ni menos que una reconstrucción de lo que les sucede casi a diario a miles de hombres en nuestro país. La disfunción eréctil es una de las patologías de orden sexual más frecuentes junto con la eyaculación precoz. No en vano, las estadísticas muestran que alrededor de un 10% de la población masculina española sufre o puede llegar a sufrir problemas de impotencia. A pesar de que hasta el momento no se ha conseguido dar con una cura que permita solucionar todas y cada una de las circunstancias que la causan, afortunadamente existen tratamientos para la disfunción eréctil de eficacia más que contrastada.

¿Quién no conoce los efectos casi milagrosos de la pastilla azul? Porque la impotencia no tiene por qué matar la sexualidad del hombre, repasamos diversas opciones para combatirla y recuperar el rendimiento en la cama.

Desde que en 1998 saliese al mercado Viagra de los laboratorios Pfizer, se cuentan por millones los que han optado por ella para solucionar sus dificultades a la hora de conseguir una erección suficiente para la penetración. Sus efectos comienzan a notarse en algo menos de una hora y duran más de cinco. Eso sí, hay que puntualizar que no es una barita mágica, así que los pacientes que se decidan a tomarla ella (o cualquiera de sus competidoras) no deben esperar encontrarse con un pene erecto sin más ni más. En el sexo –con o sin Viagra- la excitación y la estimulación son imprescindibles para que el cuerpo del hombre responda.

Levitra de Bayer tiene un funcionamiento muy similar a la pastilla azul, pero con la ventaja de provocar un menor número de efectos secundarios o complicaciones. Este vasodilatador actúa también mejorando el nivel de riego sanguíneo en la zona del pene, permitiendo que el flujo de sangre circule libremente hacia las cavidades venosas que al llenarse dan lugar a la erección.

¿Y qué decir de Cialis, la última pastilla para la impotencia en ponerse a la venta y la competencia más directa de Viagra? Los laboratorios Lilly ICOS son los responsables de este revolucionario tratamiento para la impotencia, capaz de garantizar la capacidad eréctil durante hasta 36 horas. Espontaneidad, confort, seguridad y tiempo, mucho tiempo, es lo que ofrece esta alternativa.

Además de recurrir a fármacos para la disfunción eréctil, los especialistas suelen recomendar algún tipo de terapia conductual en hombres jóvenes. Y es que la mente -y no solo el físico- juega un papel muy importante a la hora de controlar las reacciones sexuales.

Para comprar Cialis, Viagra o Levitra, haz click aquí. Y sigue disfrutando y potenciando tus relaciones sexuales.

bakala-affiliate-banner-800x300-1

This entry was posted in Sexualidad. Bookmark the permalink.

One Response to "Porque la impotencia no es el fin del mundo, descubre cómo tratarla…"

You must be logged in to post a comment.