El día que conocí lo que significa “homofobia”

agresion-gay-peekg

agresion-gay-peekg

No era dolor. No era ver como esas botas golpeaban mis ojos llenos de lágrimas de sangre. No era el crujir de mis costillas. No era una bofetada. No eran palabras como “muere maricón”. No era un callejón escondido de las miradas de los demás. No era el frío del suelo donde me golpeé la cabeza, una, dos, y otra vez. No era por mi camiseta de Madonna rota y desgarrada. No era porque llevaba maquillaje, ni tan siquiera porque llevaba tacones. No era por una mala mirada. No era porque yo tuviera pluma.

No era dolor, era rabia. Era miedo al ver el odio en el filo de esa navaja. Era un grito que nadie supo escuchar. Era por encima de todo un “no me quiero ir”, un acaba ya para dejar de sufrir. Era una esperanza, un gesto, implorando una absolución antes de una nueva patada. Era un intento de escapar mientras me agarraban por el cuello. Era un intento de respirar. Era un porqué y para qué. Era el ruido ensordecedor de los zapatos de mis amigos alejándose sobre el asfalto. Era el querer defenderme ante tanta soledad. Era un grito que nadie quiso escuchar. Era la excepción. Era la letra muda que se esconde en la palabra sociedad.

edin1

Ya no era rabia, era impotencia. No eran las rozaduras en los brazos al caerme y arrastrarme. No era el charco de sangre que al día siguiente serviría de tinta para dar la noticia. No eran las lágrimas de mis familiares. No era el vaso de café que saltó por los aires. No eran las uñas que se clavaban en mi cara. No eran los moratones  que cubrían mis piernas. No era demasiado tarde, ni demasiado temprano. No era en tu barrio, ni en el mío, sino en cualquier parte. No era de noche, ni de día. No era el alcohol ni las drogas lo que corría por sus venas. No era la reiteración de mis frases, era la reiteración de los flashes. Eran esas imágenes cubiertas de pena de gente tolerante, tan tolerante que nunca se decidieron a luchar. Eras tu uno de los culpables.

tumblr_mmx3ejxjKf1qg59vzo1_500

No era un hombre, era gay. Y no era gay hasta que decidieron que no era una persona normal. Y no era normal hasta que dejara de respirar. No dejaron huellas sobre mi charco de sangre, por si aún después de muerto fuera capaz de infectar. Me bajaron los pantalones para quién me quisiera encontrar. Y sin embargo, creí ver sus caras de estupor, descolocadas, al notar que bajo mi ropa, desnudo, yo era como los demás.

Antes de ver la primera mano capaz de acercarse para ayudarme, antes de soltar mi último aliento, antes de las primeras puñaladas, antes de las primeras patadas, incluso antes de la maldita coincidencia… no sabía que detrás de ese beso que te di en la terraza de aquella cafetería, porque te quería, se escondía la maldita palabra que me mataría. Homofobia.


Besametonto

This entry was posted in Relatos and tagged . Bookmark the permalink.

3 Responses to "El día que conocí lo que significa “homofobia”"

You must be logged in to post a comment.