Prevención Drogas: MDMA… No sé qué me das, que me hace volar…

E Ecstasy pills or tablets close up studio shot methylenedioxymethamphetamine. Image shot 2004. Exact date unknown.

E Ecstasy pills or tablets close up studio shot methylenedioxymethamphetamine. Image shot 2004. Exact date unknown.

Entre 1990 y 1992, los episodios de violencia relacionados con el fútbol en el Reino Unido cayeron de forma dramática. Según Nicholas Saunders, autor de E is for Ecstasy, uno de los primeros libros de divulgación sobre la MDMA, la sustitución del alcohol por el éxtasis como droga de celebración por parte de las hordas de hooligans del Manchester y el Liverpool fue una de las causas principales de este descenso. Aunque es difícil determinar si ésta fue la única causa, está claro que los profundos efectos emocionales de la MDMA no invitan a romper cabezas, volcar contenedores o destrozar escaparates.

Esta influencia de las drogas sobre los espacios colectivos a veces pasa desapercibido. En las macrodiscotecas techno de la periferia de las grandes ciudades se mezclan pokeros, Europeos del Este, musculocas, Juanis, fetichistas del látex, Chonis, mariliendres, heavys, chandaleros, latinos, chulos anabolizados, indies, andróginos, góticos maquillados, gay skin-heads y maricas que votan al PP entre otros.

Esta convivencia suele ser más sencilla y armónica en los espacios donde abunda la MDMA que en aquellos en los que el alcohol, la cocaína o el speed son los psicoactivos predominantes. En estos casos últimos casos es más probable que el ambiente se corte con cuchillo y una mirada o un leve empujón pueda desencadenar una Matanza de Texas.

ravedef

Por el contrario, los ambientes extáticos suelen ser más sensuales que sexuales e invitan más al abrazo o a la caricia que a la caza y captura de carne fresca (aunque, como en todo no hay normas estrictas). El hecho de que ese adolescente macarra con pinta de hetero chungo y cadena de un kilo de peso en el cuello nos acabe de plantar un beso en la mejilla no implica (necesariamente) que quiera sexo. Ante esta situación, relativamente frecuente en ciertos afters, chill-outs y las ya mencionadas macrodiscotecas poligoneras conviene seguir el refrán “Si parece un hetero chungo, será un hetero chungo”.

Puede ser educado devolverle un abrazo, sonreírle o incluso pellizcarle en la mejilla pero no echarle mano al paquete ni intentar sobarle el culo. Aunque esté dulcificado por los efectos de la química el lado chungo está ahí y los malentendidos pueden ser, cuando menos, embarazosos.

En su estructura química la MDMA se parece por un lado a las anfetaminas estimulantes y por otro a alucinógenos como la mescalina. Pero sus efectos son únicos y están demostrados desde un punto de vista científico: incrementa la empatía, la capacidad para aceptarse a uno mismo y la facilidad para comunicarse con los demás, constituyendo una clase de fármacos llamada entactágenos (que permiten conectar con el yo interior). De hecho desde hace más de una década existen ensayos clínicos para utilizar la MDMA en el tratamiento de distintas enfermedades mentales, aunque la investigación terapéutica de este tipo de sustancias está siempre lleno de trabas político y moral.

TFW Ivory

Por otra parte la repetición de patrones rítmicos repetitivos musicales combina particularmente bien con la MDMA. La música deja de oírse con los oídos para sentirse con todo el cuerpo creando una experiencia sensorial global a través del baile y la interacción con el resto de las personas. Por este motivo la música de baile y la MDMA están tan asociadas y la cultura del éxtasis ha tenido un impacto muy importante durante los últimos treinta años en muchos entornos sociales. Las fiestas rave, la ruta del bakalao, el acid-house, los smileys o el desarrollo de la cultura de club están íntimamente relacionados con la MDMA.

Pueden encontrarse multiples referencias en temas de Grateful Dead, Soft Cell, Happy Mondays, New Order, Blur, The Shamen, Adamski, Orbital, Technotronic, The Prodigy, Chemical Brothers… Madonna, ávida de transgresión pero consciente enseñar la pechuga y ponerse crucifijos ya no provoca como antes, tituló su último álbum con el nombre de “MDNA”. En España, Fangoria lo ha cantado una y otra vez… Hasta las Supernenas, dibujos animados de pupilas ultradilatadas, adquieren sus poderes a través de la “Sustancia X”.

Como cualquier otra droga la MDMA tiene sus propios riesgos y peligros. Es importante verificar la ausencia de adulterantes, espaciar los consumos para evitar la aparición de tolerancia farmacológica y no superar los 150-180 mg en una sola ocasión. No existen evidencias de que el uso ocasional de dosis moderadas de MDMA tenga efectos tóxicos sobre el Sistema Nervioso Central, pero estudios en animales sugieren que los usuarios intensivos de dosis elevadas pueden estar expuestos a este riesgo.

En este video elaborado por Stop Sida en colaboración con Energy Control y la productora Jalifstudio podéis encontrar más información sobre esta sustancia.


Doctor X
www.doctorcaudevilla.com

anuncio doctor caudevilla 200 x 65 copie
banner_blog

This entry was posted in Doctor X: Prevención Drogas and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to "Prevención Drogas: MDMA… No sé qué me das, que me hace volar…"

You must be logged in to post a comment.