Prevención Drogas: GHB… el afrodisiaco hipnótico…

BARCELONA 24-08-2005 CONSUMIDOR DE GHB. FOTO: MARTA JORDI

BARCELONA 24-08-2005 CONSUMIDOR DE GHB. FOTO: MARTA JORDI

El GHB (gamma-hidroxibutirato) es una droga de uso recreativo, que suele presentarse en forma de líquido transparente con un sabor ligeramente salado. Su popularidad tiene que ver con un efecto supuestamente afrodisíaco  ya que se entiende que estimula la sensibilidad táctil, desinhibe y prolonga la duración e intensidad del orgasmo. Decimos “supuestamente” y “se entiende” porque estas propiedades no están estudiadas desde un punto de vista científico. Esto no debe sorprendernos, ya la investigación en drogas va más encaminada a demostrar sus efectos tóxicos que los efectos placenteros. Por otra parte y en relación con los afrodisíacos  el entorno y las circunstancias son primordiales, y no existe droga en el mundo que transforme a Gollum en Logan McCree (o viceversa, que hay gente para todo y cada quien tiene sus morbos particulares). Con esto no pretendemos negar los efectos agradables del GHB, pero sí resaltar que como con cualquier droga, hay que tener en cuenta a la sustancia, pero también al individuo y al contexto en el que la utiliza.

En realidad, el GHB actúa en el cerebro de una forma muy parecida a como lo hacen el alcohol o las benzodiacepinas (pastillas para dormir tipo Orfidal o Valium). A dosis bajas, los depresores del Sistema Nervioso pueden tener propiedades desinhibidoras o euforizantes. Pero al incrementar la cantidad los efectos de somnolencia, descoordinación o mareo se van haciendo cada vez más evidentes hasta llegar a la modorra absoluta e incluso el coma.

Y aquí radica precisamente el mayor inconveniente del GHB. Con el alcohol, a través del olfato y el gusto podemos estimar si lo que estamos bebiendo es cerveza, vino o tequila y adaptar el ritmo y las cantidades. Pero es imposible conocer la cantidad exacta de GHB que contiene el trago que le hemos dado a la botella a la que nos invita ese chulo descamisado en el after de moda. El rango de los efectos agradables está entre uno y dos gramos de la sustancia, pero por encima de tres gramos los efectos negativos pueden ser muy notables. En el caso de haber tomado otros depresores como el alcohol, incluso en dosis moderadas, el margen de seguridad es aún menor. Por cierto, en el caso de que el hipotético y generoso chulo descamisado lea estas líneas, le recordamos que nunca hay que ofrecer drogas a los amiguitos, y mucho menos a los desconocidos, sin informarles previamente de lo que están tomando.

Así, la única forma de consumir GHB con cierta seguridad es conocer la dosis exacta, lo que implica contar con un proveedor de estricta confianza. Su precursor inmediato es el GBL (gamma-butirolactona), que es más accesible y tiene efectos farmacológicos muy similares. Pero su repugnante olor y sabor a plástico quemado puede echar para atrás incluso a los estómagos menos delicados. Para convertirlo en GHB es necesario hacer reaccionar el GBL con hidróxido de sodio (sosa cáustica) a temperaturas elevadas, lo que puede ser muy peligroso sin los conocimientos técnicos y el instrumental adecuado. Si la reacción química es incompleta pueden quedar restos de sosa cáustica que produzcan úlceras o quemaduras en el aparato digestivo. Y no olvidemos que la tenencia en cantidades elevadas de GHB o su venta incluso en pequeñas dosis está contemplada en el Código Penal como un delito de tráfico de drogas.

Finalmente, al igual que puede suceder con el alcohol o las benzodiacepinas, el GHB engancha. Aunque en la práctica es una circunstancia poco frecuente, el consumo diario de GHB durante varias semanas da lugar a un cuadro de dependencia física y un síndrome de abstinencia que se manifiesta al cesar bruscamente el consumo.

En este video elaborado por Stop Sida en colaboración con Energy Control y la productora Jalifstudio podéis encontrar más información sobre esta sustancia.


Doctor X
www.doctorcaudevilla.com

anuncio doctor caudevilla 200 x 65 copie
banner_blog

This entry was posted in Doctor X: Prevención Drogas and tagged , , , . Bookmark the permalink.